Ofensiva melenuda despertó y Caracas sumó su primer lauro de la final

Publicado el 26/01/2019
Por Prensa Leones del Caracas / Andreina Salas Guzmán

Harold Castro conectó par de hits y anotó dos carreras (FOTO: AVS Photo Report)

La ofensiva de los Leones del Caracas despertó y con 12 inatrapables el equipo derrotó a los Cardenales de Lara 8-4 para evitar la barrida en la serie final y mantenerse en la lucha por el título de la temporada 2018-2019.

“Los muchachos tuvieron un meeting antes del juego, tuvieron sus palabras y jugaron con un poquito más de ánimo hoy. No nos vamos a dejar ganar aquí”, sentenció el manager Mike Rojas. “Vamos a ir juego a juego a ver qué es lo que pasa, esto es una serie a siete”.

El abridor melenudo Javier Solano comenzó con problemas en su estreno con el equipo al permitir trío de anotaciones en el propio primer inning. Sin embargo, el Caracas respondió rápidamente y en la parte baja de ese capítulo igualó las acciones.

Sencillos de Alex Romero y Leobaldo Piña colocaron hombres en posición anotadora para que luego el jardinero anotara en carrera por un error de la defensa crepuscular. Un hit de Ramón Cabrera trajo la segunda anotación del Caracas y un rolling de Jeffrey Báez coronó el rally de tres anotaciones.

“El primer inning fue clave en el encuentro. Ellos nos hicieron tres carreras con dos outs y en la parte baja respondimos con tres en la parte baja”, dijo el manager Mike Rojas.

Solano enderezó el rumbo y colgó ceros en el segundo y tercer capítulo y, pese a que en el cuarto permitió una carrera, la toletería caraquista lo respaldó con tres rayitas más en el tercero gracias a batazos de Cabrera, Wilfredo Tovar y José Rondón.

Los melenudos no bajaron la cabeza y con un wild pitch anotaron una más en el séptimo, mientras que con un hit de Leobaldo Piña en el octavo pusieron las cifras definitivas del encuentro.

El bullpen melenudo estuvo intratable y entre Carlos Piña, Loiger Padrón, Alejandro Chacín, Pedro Rodríguez, José Ascanio y Miguel Socolovich solo permitieron un imparable y lanzaron en blanco.

“Padrón y Rodríguez han tirado bien y con ambos me sentí muy cómodo para colocarlos en esos momentos”, dijo Rojas.

“Cuando llegué aquí hablé claro con el manager que yo venía a ayudar al equipo, no venía a reclamar un puesto”, explicó Rodríguez quien fue tomado como refuerzo desde ayer. “Él me dijo que estuviera listo para los innings finales y aunque sea cerrador, uno está acostumbrado a esas situaciones de apremio así que eso no cambia en nada. Uno solo viene enfocado a lanzar strikes y sacar outs”.

Las novenas vuelven mañana al terreno del Universitario a partir de la 1:00 pm con Luis Díaz como abridor.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD